Todas direcciones.

Siempre hay alguien que daría su vida y mil más por estar a tu lado.

miércoles, 15 de junio de 2011

Insoportable.

Tonto, estúpido, bobo, idiota y tan sumamente gilipollas que no te aguanto. Haber, hablemos claro y alto. Eres insoportablemente insoportable. Hay veces en las que me gustaría matarte. Tengo un plan de asesinato guardado en el bolsillo izquierdo de mis pantalones vaqueros viejos desde el primer día en el que me fallaste. Y me faltaste. Porque me has faltado cuando más te he necesitado. Y esque has metido la pata hasta el fondo, nadie me había hecho tanto daño. Y así te pudras, imbécil. Que era de limón y avellanas, no de vainilla y chocolate. Si me conocieras bien sabrías que odio el chocolate en helado, y el chocolate caliente. Que no soporto a los mentirosos. Vaya, que pena, tú eres un mentiroso. Sí, me has mentido. Y me da absolutamente igual lo que les hayas dicho a ellos, porque nunca encajaba con lo que me decías a mi: "no, te prometo que yo jamás dije eso, esque siempre sacan de mi lo peor". Haber, pedazo de inútil, jamás vi de ti lo malo, pero esque me empujas a ello. Y no digo que mientas, pero si son ellos los que mienten, joder, menudo mundo de falsos, ¿no te parece? Que sí, que sí, qué increíble eres, increíblemente absurdo es lo tuyo. Que estoy de ti hasta el emisferio norte. Eso, ahora escóndete, ponme cara de que no quieres volver a verme. Cobardía a bloque. Pero, ¿sabes lo que más me jode? No, no es que seas todas esas cosas feas que he dicho. Es otra cosa, es que para mi eres todo lo contrario, y duele saber que no eres lo que más me conviene. Duele saber que, aunque hagamos un esfuerzo, lo hecho, está hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario